como entrenar a mi perro

Guía para educar a tu perro: Los mejores trucos para mejorar la convivencia

5
(3)

El entrenamiento canino es en sí toda una disciplina y hoy en día existen muchísimas opciones para hacerlo de forma profesional. No obstante, desde el primer momento que un cachorro entra en casa, es más que aconsejable inculcarle algunas pautas y normas para mejorar la convivencia y crear un vínculo estable y feliz. Hoy desde SiempreCan te damos una guía básica sobre cómo educar a tu perro desde casa y los trucos más importantes que debes enseñarle.

¿Por qué es tan importante educar a tu perro?

La disciplina y los límites son el eje de una buena relación y coexistencia entre cuidador y mascota. Los perros, como animales de manada, necesitan un líder para establecer un entorno favorable y seguro, y esto es lo que sienta las bases para que sea un animal equilibrado en cuanto a su salud mental y emocional.

Independientemente de la raza o del tamaño del perro, todos necesitan seguir unas pautas de comportamiento y, al contrario de lo que pueda parecer, los perros disfrutan mucho de los momentos y las actividades que se desarrollan durante la educación canina. Como hablábamos en el artículo anterior Los mejores juguetes para perros pequeños, todo el tiempo que pasamos junto a nuestras mascotas, es un tiempo en el que se refuerza el vínculo entre ambos y se genera un sentimiento de pertenencia. En definitiva, educar a tu perro le hará tremendamente feliz. ¡Todo son ventajas!

educar a tu perro

Diferencias entre educar y adiestrar a un perro

Aunque muchas veces se utilizan estos términos como si fueran sinónimos, educar y adiestrar no significan lo mismo pero sí se complementan.

Educar hace referencia a las primeras enseñanzas que el cachorro, desde sus primeros días en casa, debe aprender. Por ejemplo, orinar en el empapador o en la calle, no acercarse a la mesa cuando las personas están comiendo o dónde debe dormir.

Adiestrar, en cambio, engloba una comunicación más profunda y compleja y la realizan entrenadores profesionales con la colaboración y presencia de los dueños.

Ambas acciones requieren de tiempo y esfuerzo por parte del cuidador, pero son fundamentales para que un perro se desarrolle sano y feliz, además de que nos hará la vida mucho más fácil junto a nuestra mascota.

¿Refuerzo positivo o castigo negativo?

Antes de continuar con los mejores trucos para educar a tu perro desde casa, debes saber que los profesionales caninos apuestan por incorporar refuerzos positivos cuando nuestra mascota realiza bien un ejercicio o una acción. Esto ayuda a nuestros perros a sentirse queridos y aceptados, fortaleciendo el vínculo y aumentando su motivación por aprender. Por el contrario, los castigos tienen el efecto contrario, consiguiendo separación, frustración, ansiedad y tristeza.

Dicho esto, prepara los premios y las chuches y, ¡a aprender!

5 trucos básicos y muy útiles para educar a tu perro

Hemos visto las diferencias entre educar y adiestrar a un perro y, aunque esta lista de trucos se basa principalmente en la educación canina, también incluye consejos y algunos ejercicios del adiestramiento canino que son muy sencillos de aplicar desde casa.

Estas pautas se le pueden enseñar a un perro a partir de los 2 o 3 meses y durante cualquier edad a partir de la indicada. ¡La edad no es una excusa! Además, recuerda que el entrenamiento es un juego para tu perro y ambos debéis disfrutar de la experiencia y el tiempo que compartiréis juntos.

educar a tu perro

Pautas a seguir para enseñarle cualquier ejercicio a tu perro

A pesar de que la finalidad de cada ejercicio es diferente, los perros aprenden todas las conductas a través de las mismas pautas.

  • Escoge la palabra clave para cada ejercicio: El perro asociará cada palabra o comando como la orden para que realice una acción u otra. Escoge palabras de una o dos sílabas como máximo y que no se parezcan entre sí para evitar confundir a tu mascota.

  • Asocia un gesto con cada palabra clave para cada ejercicio: Para asegurar que el perro comprenda la orden, es recomendable acompañar el comando con un gesto sencillo. Por ejemplo, cuando le ordenes mirarte a los ojos, señala también tu mirada.

  • Elige una chuche o premio: Para evitar empachos o que el perro aumente su peso durante el aprendizaje, lo ideal es escoger pequeñas cantidades de un alimento ligero y que no ponga en riesgo su salud, ¡pero que le encante! Por ejemplo, diminutos trozos de pechuga de pollo o pavo. Es importante que le des el premio solo cuando haga correctamente el ejercicio y no antes para evitar confundirlo.

  • Anímalo además de premiarlo cuando lo haga correctamente: Nuestro tono de voz es lo que realmente le da información sobre nuestras intenciones y estados de ánimo. Cuando lo haga bien, dale rápidamente su premio y elógialo efusivamente, acariciándolo y diciéndole palabras del tipo ¡Muy bien!, ¡Bien hecho! o ¡Buen trabajo!

  • Transmítele el estado que busques en él: Habrá momentos durante el aprendizaje que puedes llegar a perder la paciencia por su falta de concentración o de éxito. Es frecuente que cuando le queremos enseñar a sentarse, el perro salte en busca del premio que portamos en la mano o que en vez de tumbarse se mueva de un lado a otro. En estos casos hay que intentar calmarlos y devolverlos a la tarea, pero para ello debemos estar calmados nosotros también. ¡Evita chillarle y pegarle! Recuerda que es un juego para él. Puedes hacerte con un sonido que sepas que le ayuda a tranquilizarse acompañado de un gesto, como un suave «shhh» acompañado del gesto que indica silencio y esperar unos segundos para volver a empezar.

  • Paciencia: Los perros, al igual que las personas, pueden tener un nivel de inteligencia muy variado. No todos los perros comprenderán los ejercicios en el mismo número de repeticiones. Por lo general, un perro tarda entre 15 y 25 repeticiones en aprender una habilidad.

entrenamiento canino

1. Mirar a los ojos

Este truco es muy importante porque consigue que nuestro perro enfoque toda su atención en nosotros, deje lo que estaba haciendo y se concentre plenamente en lo que le pedimos. En este caso, y aplicando todas las pautas anteriores, indícale que te mire a los ojos con la palabra y el gesto y corrígele con un »no» cuando mire hacia otro lado. Si lo logra, dale su premio y repite la pauta hasta que lo haya entendido.

Ejemplos de palabra clave: Mira, atento, ojos…

Ejemplo de gesto: Dos dedos señalando tus ojos.

2. Sentarse

Cuando un perro tiene algo por encima de su cabeza tiende a sentarse para levantar la cabeza y mirar hacia arriba de forma natural. Para conseguir que tu perro se siente, dirige tu mano con la chuche por encima de su cabeza mientras dices el comando y espera a que siente. Si observas que tiende a saltar, puedes probar el ejercicio en una esquina y arrinconarlo.

Ejemplos de palabra clave: Sit, sienta, sentado, down…

Ejemplo de gesto: Un dedo hacia abajo indicando el suelo.

3. Tumbarse

Educar a tu perro y enseñarle a tumbarse es muy útil para obligarlo a tranquilizarse y ejercer control sobre algún comportamiento que esté haciendo y que no nos guste. Este truco puede realizarse de dos formas diferentes:

  1. Cuando el perro ha aprendido a sentarse y desde esa posición, bajamos el premio al suelo hasta que se tumbe.
  2. Con el perro sentado, nos arrodillamos, colocamos una de nuestras piernas en posición de 45º delante de él y ponemos el premio por debajo, obligando al perro a pasar por debajo de nuestra pierna y en posición tumbada.

Ejemplos de palabra clave: Tumba, túmbate, échate, al suelo…

Ejemplo de gesto: La palma hacia abajo.

4. Levantarse

Aunque este truco parece menos relevante que el de sentarse y tumbarse, es muy recomendable para evitar que el perro se adelante a nuestras órdenes y asocie que, después de sentarse, viene la orden de tumbarse. Al introducir una tercera orden, conseguimos que el perro siga prestando atención a nuestras indicaciones y no dé por hecho lo que vamos a pedirle.

Desde la posición de sentado, le mostramos el premio o su juguete favorito y decimos la palabra elegida acompañada del gesto.

Ejemplos de palabra clave: Arriba, levanta, en pie…

Ejemplos de gesto: Un dedo hacia arriba.

5. Asistir cuando le llaman

Uno de los trucos más importantes para educar a tu perro y que más beneficio tendrá para la convivencia es el de que tu perro venga cuando se le llama.

La clave consiste en no llamar al perro cuando tenemos la certeza de que no va a venir (cuando se encuentra obsesionado con una situación) y provocar situaciones donde sí sabemos que al llamarlo vendrá.

Ejemplos de palabra clave: Vamos, pasa, aquí, un silbido…

adiestramiento canino

¿Te hemos ayudado con esta guía sobre cómo educar a tu perro? Cuéntanos qué trucos has aplicado en el entrenamiento con tu mascota y pregúntanos cualquier duda que tengas sobre este y otros temas relacionados con el mundo canino en comentarios. Ya sabes que desde el Blog de SiempreCan velamos por dar información útil y consejos sobre el cuidado y la salud de los perros cada semana. Comparte y valora el artículo para ayudar a otros cuidadores, ¡a nosotros también nos anima a mejorar y a seguir!

¡También puedes formar parte de nuestra preciosa comunidad perruna! Síguenos en Instagram, Facebook y Youtube y únete a nuestra pasión por los perros. ¡Te esperamos!

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Un comentario

Deja un comentario, pregunta lo que necesites

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sara Fernandez

¿En qué podemos ayudarte?

Síguenos

Un comentario

Deja un comentario, pregunta lo que necesites

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *