procesionaria en perros

¡Cuidado con la oruga procesionaria en perros!

5
(2)

La oruga procesionaria del pino es un insecto muy peligroso para muchos animales y también para las personas, especialmente los niños. Se acerca la época de su aparición en parques y zonas ajardinadas con pinos o coníferas y desde SiempreCan queremos advertirte de los riesgos de la procesionaria en perros y qué debes hacer si tu mascota ha entrado en contacto con ella.

¿Qué es la oruga procesionaria del pino?

La Thaumetopoea Pityocampa (nombre científico) es un insecto polilla que, en su fase como mariposa, coloca los huevos en las copas de los pinos y de las coníferas. Después de un mes, estos huevos eclosionan y forman un nido que puede acoger a más de 200 orugas.

Hoy en día esta especie está catalogada como plaga en nuestro país, ya que tras la reforestación de pinos en la Península Ibérica, su reproducción se ha ido descontrolando.

Su color rojizo en la parte superior advierte a otras especies depredadoras de que son altamente venenosas. Sin embargo, son la base trófica de multitud de aves que se alimentan de ella.

peligros de la procesionaria

Fases de la procesionaria:

El ciclo de vida completo de este insecto se divide en 4 fases:

  1. Huevo: Tras la fecundación del huevo dentro de la hembra, esta los coloca en lo alto de los árboles (julio)y, tras 30 o 40 días, eclosionan (agosto-septiembre)
  2. Oruga o larva: En este estado permanecen hasta 6 meses, en los que van cambiando de color y tamaño.
  3. Pupa: Es el momento en el que la oruga procesionaria desciende del árbol para llevar a cabo la metamorfosis. La época en la que estas orugas bajan a tierra oscila entre febrero y abril, aunque por la subida general de temperaturas, pueden encontrarse casi todo el año. Este proceso dura 2-3 meses.
  4. Mariposa: Esta fase solo dura un máximo de 2 días y está plenamente dedicada a la reproducción.

La etapa que realmente supone un riesgo para la salud de los perros y las personas es la pupa, momento en el que podemos encontrar a esta oruga desplazándose en procesión (de ahí su nombre) en parques y zonas donde abunda la especie de pino. En este caso, todos los ejemplares siguen al primero a través de un rastro de feromonas.

qué es la oruga procesionaria

¿Cómo afecta la procesionaria en perros?

La oruga procesionaria no pica a los perros, lo que realmente ocurre es que, cuando los pelitos que cubren su cuerpo entran en contacto con el cuerpo de un animal o una persona, provoca una reacción alérgica que puede ser fatal, especialmente si afecta al aparato respiratorio.

Los pelitos de la oruga contienen una sustancia llamada Thaumatopina, la cual es irritante, urticante y sensible a la temperatura. Estos pelitos son volátiles y pueden desplazarse fácilmente por el aire. Además, tienen la peculiaridad de »clavarse» en las zonas mucosas y cutánea.

Síntomas tras el contacto con la oruga:

La procesionaria en perros puede causar diferentes alteraciones, algunas de ellas muy desagradables y dolorosas para el animal:

  • Babeo constante e hipersalivación
  • Hinchazón y enrojecimiento de la zona que ha entrado en contacto
  • Lengua roja o amoratada
  • Necrosis y úlceras
  • Irritación en los ojos
  • Picor generalizado
  • Deglución constante
  • Vómitos
  • Inflamación de la glotis (vías respiratorias)
  • Lengua y encías de color azulado por falta de oxígeno
  • Reacción sistémica generalizada

oruga procesionaria del pino

¿Qué hacer si mi perro ha entrado en contacto con una oruga?

Por desgracia, generalmente los perros entran en contacto con estos insectos vía oral, a través de juegos y exploración en el campo con piñas o palos, lo que agrava los síntomas. Si sospechas que tu perro ha tocado, olfateado, lamido o comido una de estas orugas o directamente estás visualizando alguno de los síntomas mencionados, debes actuar muy rápido siguiendo estos pasos:

1. Lava la zona afectada con agua (caliente si es posible)

Recuerda que, antes de salir a pasear con tu mascota, debes llevar siempre una botella de agua para darle de beber. En una situación así te servirá para lavarle la zona que ha entrado en contacto y retirar los pelitos urticantes que pueden ampliar aún más la reacción alérgica mientras llevas a tu perro al veterinario.

Si tienes acceso a agua caliente en el momento de la afección, mucho mejor, pues el agua caliente desactiva la toxina. Una forma de tenerla disponible, es llevando un termo cuando vayamos a hacer rutas en lugares aislados y de montaña.

¡Nunca quites estos pelitos con tus manos ni frotes la zona! Esto solo empeorará la situación para ti y tu mascota, ya que te provocará a ti una reacción alérgica y los pelitos se expandirán todavía más.

2. Acudir inmediatamente al veterinario más cercano

Ante la más mínima duda de que la procesionaria ha podido afectar a tu perro, acude urgentemente a un veterinario y explícale todo lo que has observado. Esto es vital para tu mascota, ya que la cadena de síntomas que puede generar la reacción alérgica, puede desembocar en una reacción sistémica generalizada y provocar la muerte de tu mascota.

Lo habitual a la llegada a un hospital veterinario de urgencias es el ingreso del perro para actuar frente a los síntomas y observar posibles secuelas.

qué hago si a mi perro le toca una procesionaria

Pronóstico de la procesionaria en perros

El pronóstico de la procesionaria en perros dependerá de la zona de contacto, el tipo de contacto, el tipo de perro y de la rapidez con la que se tomen medidas a nivel clínico.

Si se detecta rápidamente y se interviene en un periodo de tiempo breve, el pronóstico del perro puede ser favorable, teniendo secuelas leves.

Qué casos pueden ser más graves:

  • Los perros pequeños son más vulnerables y corren un mayor riesgo de muerte si el contacto ha sido severo.
  • Si el contacto ha sido a través de la ingesta, la reacción alérgica puede afectar seriamente a los órganos del aparato digestivo y ser letal.
  • Si los pelitos volátiles han rozado la córnea del animal, puede ser necesaria la cirugía para paliar los efectos corneales graves.

Cómo evitar a la oruga procesionaria

Como hemos dicho al principio de este artículo, esta oruga es muy peligrosa no solo para los perros, si no también para otros animales como los gatos y también para los niños pequeños. Por ello, ten en cuenta estas dos pautas para evitar la exposición:

Evita las zonas de su proliferación

Para evitar que nuestras mascotas sufran los efectos de la procesionaria, lo más recomendable es evitar las zonas de pinos y coníferas desde la primavera y durante los meses de calor. Seguro que existen otros espacios al aire libre donde poder disfrutar con tu perro ¡y sin sustos!

Alerta a las autoridades

Si acudes a una zona pública y ves a este insecto, llama a las autoridades de tu localidad para alertar de su presencia. De esta manera podrás evitar que otros animales y niños sufran las consecuencias de su encuentro.

oruga procesionaria tratamiento

¿Te ha parecido útil esta guía sobre cómo actuar con la procesionaria en perros? Ayúdanos a difundir consejos caninos vitales valorando y compartiendo esta información. También puedes hacernos cualquier pregunta o comentarnos lo que necesites en la caja de comentarios.

Puedes formar parte de la comunidad perruna de SiempreCan en redes sociales. Síguenos en Instagram, Facebook y YouTube, donde cada semana compartimos todo tipo de consejos y un montón de momentos adorables con nuestros cachorros.

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario, pregunta lo que necesites

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sara Fernandez

¿En qué podemos ayudarte?

Síguenos

Deja un comentario, pregunta lo que necesites

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *