Schnauzer miniatura

Schnauzer en alemán significa hocico, y ningún otro nombre cuadra mejor a este perro hirsuto, cuyos poblados bigotes acaparan la atención.

El Schnauzer se conocía a veces como grifón de cuadra porque cazaba implacablemente las ratas y los ratones que por ellas pululaban. En otros tiempos acompañaban a las diligencias por los caminos boscosos de Alemania trotando incansables al lado de los caballos, sus inseparables compañeros.

El Schnauzer miniatura es un perro inteligente, afectuoso, obediente, buen guardián y un perrito de compañía ideal. Es fiel y le gustan el juego y los niños.

Según algunos tratadistas, el Schnauzer procede de un cruce entre dos razas extinguidas: el perro castor y el perro ratero de pelo duro. En cualquier caso es originario de las regiones ganaderas de Baden y de Wurtemberg.

Fue presentado en 1879 en la exposición canina internacional de Hannover y el estándar de la raza se fijo en el año 1880.

Durante la primera guerra mundial tuvo gran éxito en Gran Bretaña aunque posteriormente estuvo a punto de desaparecer. Gracias a la policía y al ejército no tardo en recuperar su importancia.

  • Talla: de 30 – 35 cm.
  • Peso: hasta 10 Kg.
  • Cabeza: robusta y larga.
  • Ojos: oscuros, ovalados y salientes.
  • Orejas: implantadas altas.
  • Cuello: seco, arqueado y largo.
  • Cuerpo: pecho no muy ancho, lomo corto y vigoroso. Grupa levemente arqueada, vientre poco levantado, paletillas lisas y musculosas.
  • Cola: levantada.
  • Extremidades: anteriores fuertes y rectas con los codos pegados, posteriores con muslos muy musculosos, corvejones muy acodados.
  • Pies: cortos y redondos.
  • Pelaje: hirsuto, pelo duro y espeso. Entrepelo denso.
  • Color: negro, negro – plata, sal y pimienta, blanco.
  • Schnauzer miniatura
  • Schnauzer miniatura